¿Los 5 tipos de vagina que existen en el mundo?

¿Podría existir un momento más incómodo que una visita al hospital por quedarte “pegada” a los genitales de tu novio?  Aunque no lo creas, este incómodo momento existe y muchas desafortunadas parejas lo han vivido. El extraño fenómeno se llama penis captivus y es cuando la vagina “apresa al pene” de modo que queda “atascado” y, simplemente, éste no puede retirarse.

Según los expertos, este accidente se debe a las contracciones y dilataciones que ambos miembros sexuales generan a lo largo del coito; algo sale mal en algún momento y, sin más, el falo queda dentro sin poder salir.

Además del poder de “enganchar” que nuestras vaginas poseen, esta zona femenina cuenta con otras increíbles cualidades que a menudo ignoramos. ¿Qué tanto sabes de tu vagina?, ¿sabías que existen diferentes tipos según su tamaño y composición?

Pero primero, debemos recordar que vagina no es sinónimo de vulva; la primera es el órgano interno y la vulva es la parte exterior de ella. Es decir, lo visible: monte de Venus, labios externos, internos, clítoris y orificio uretral.

Aunque las películas porno nos han hecho creer que todas las vulvas son iguales, existen tantas diferencias como mujeres en el mundo. Algunas cualidades son más visibles que otras; algunas variarán en tono muscular, en color, en anchura, en lo largo y, claro, en su composición.

Ingresa al artículo y lee la descripción de los 5 tipos de vagina que existen en el mundo:

Ojo cerrado

Cortina

Mariposa

Grandes labios

Clítoris expuesto

La forma y el tamaño no guardan relación con la capacidad de placer. Sin importar su localización ni su tamaño, el clítoris con sus 8 mil terminaciones nerviosas guarda en sí mismo un solo propósito: proveer de gozo y sea cual sea la forma de los labios, éste debe estimularse. Sin embargo, toda la vulva es un espacio sensitivo que puede acariciarse para alcanzar máxima satisfacción.

Ahora bien, sólo el 75 % de las mujeres llegan al orgasmo por penetración, tengan la forma de vagina que tengan. La doctora Hilda Hutcherson, ginecóloga de la Universidad de Columbia, explicó para HuffPost que la mejor manera de estimular es buscando el Punto G. Esto puedes hacerlo tú misma o con tu pareja:

-Con la palma de la mano hacia arriba, introduce los dedos de la victoria —previamente lubricados— y extiéndelos cuando llegues al cérvix.

-Con cuidado, retíralos un poco masajeando la cavidad superior de la vagina.

-Cuando exista más excitación, las paredes naturalmente se dilatarán y podrás flexionar los dedos en la misma dirección, llevándolos para atrás y adelante —como haciendo una seña de “ven aquí”— conforme aumente la excitación, podrías aumentar el ritmo y la intensidad.

Éste método te dará muy buenos resultados y, de paso, podrás conocer la forma de tu vulva y las zonas que te gusta estimular más que otras.

Artículo completo aquí.

Si tienes dudas, contáctanos. O deja tu comentario, ¡queremos leerte!

Deja tu comentario