PENSÉ QUE ERA HORRIBLE, PERO NO: USÉ LA COPA MENSTRUAL LIFECUP Y LA AMÉ

PENSÉ QUE ERA HORRIBLE, PERO NO

Creo que últimamente he tenido demasiadas experiencias de “antes pensaba esto, pero por X razón cambié de opinión”, y este post no es la excepción: era de las personas que se reían de las Copas Menstruales hasta que probé una.

Ya sé, el tema sobre que son las copitas menstruales suena demasiado WTF para la mayoría de las mujeres, pero de verdad que mi percepción sobre el tema cambió luego de que los amigos de LifeCup me enviaran una para probarla. Fue una ultra revelación.

No sé ustedes, pero para mí el período es un trámite latero por el que tengo que pasar todos los meses. Casi como tener que ir al banco a pagar el CAE: duele en el alma, el bolsillo, te pone de mal humor, etc. La menstruación en sí me hace creer que ando hediondísima (no sé si les pasa, yo me paso el rollo completo), y de verdad que las toallas me causan cierta incomodidad. Ni hablar de los tampones, la única vez que intenté ponerme uno fracasé como mujer.

De ahí nacía mi miedo a usar la Copa Menstrual. Sé de personas a las que las toallas o los tampones les causaron shocks sépticos, entonces una copa de silicona que era gigante (según mi mente juvenil) tenía que ser muchas veces peor.

Mira la nota completa acá!